la ley homofóbica que ha salpicado a Disney y Pixar

La comunidad pelea una de sus principales luchas del año y puede que de su historia. El Senado de Florida, en Estados Unidos, aprobó una ley que impide que los docentes hablen sobre género y orientación sexual, desde preescolar hasta el tercer grado. La conocida como la ‘No digas gay’ (Don’t say gay). Leyes simulares han podido verse en algunas regiones de España. Y que desde el punto de vista de los críticos, esto fomenta la discriminación y marginalización. El debate al respecto, que en un principio se resumió en padres, docentes y estudiantes, escaló hasta un punto que quizá no estaba previsto, involucran a Disney, Pixar y el poder político de la zona.

Ese último aspecto no tiene por qué ser una mala noticia; todo lo contrario. Ante una ley que condiciona a la comunidad LGTBIQ+, que podría entenderse como una norma dirigida a invisibilizarla, múltiples reacciones del sector han propiciado que la resonancia de la discusión sea cada vez mayor. Así surgió la bandera de quienes se oponen a la propuesta legislativa: ‘No digas gay’ (Don’t say gay). Las ramificaciones del conflicto han derivado en presiones hacia Disney y la reacción de un grupo de empleados de Pixar, quienes cuestionan a la empresa en relación con su forma de posicionarse y ser coherente con el tema.

La otra brecha de este conflicto involucra, claro, al Gobierno de Florida, representado por el gobernador Ron DeSantis. El funcionario se posicionó a favor de la ley denominada “No digas gay” y también cuestionó a Disney, aunque desde una perspectiva distinta a la planteada por la comunidad LGTBIQ+. ¿El resultado? Una disputa abierta, que involucra tanto aspectos sociales como políticos y comerciales. Un momento que podría marcar un antes y un después para este tipo de proyectos legales en Estados Unidos.

¿En qué consiste la Ley
‘No digas gay’?

El documento aprobado por el Senado de Estado Florida llevó el título de Ley para el derecho de los padres en la educación. Se trata de un texto que permite a los padres tener mayor influencia en relación con cuanto sucede en las aulas de clases. Dentro de los puntos de la Ley ‘No digas gay’ que se incluyen en la norma, que aún no ha sido firmada por el gobernador DeSantis, dos aspectos hicieron ruido dentro de la Comunidad LGTBIQ+. 

El primero de ellos, de acuerdo con información de BBC Mundo, es que la ley prohíbe a los maestros hablar sobre identidad de género y orientación sexual desde el preescolar hasta el tercer grado. El segundo punto indica que, a partir del tercer grado, ese tipo de temas deben ser tratados de forma “apropiada para la edad”. ¿Por qué estos aspectos son cuestionados? Porque son comprendidos como una manera de marginalizar a la comunidad LGTBIQ+ y sus luchas.